Subscribe Now

* You will receive the latest news and updates on your favorite celebrities!

Trending News

Cemex, la empresa mexicana involucrada en el conflicto entre Israel y Palestina
Economía

Cemex, la empresa mexicana involucrada en el conflicto entre Israel y Palestina

Esta semana, decenas de ciudadanos mexicanos y de la comunidad judía en nuestro país, se manifestaron en el Monumento a la Revolución, en contra de los ataques del gobierno de Israel a territorio de Palestina en la Franja de Gaza.

Bajo la consigna: “¡No es conflicto, es un exterminio!”, los manifestantes reclamaron los actos bélicos contra lo que denominaron “genocidio palestino”, ejecutado por Israel en la región de medio oriente.

Del otro lado del mundo, los ataques se intensificaron y hasta el momento suman más de 130 muertos y alrededor de 10,000 desplazados de diferentes territorios.

Durante la manifestación pudieron escucharse reclamos hacia el gobierno mexicano para que cancele la compra de armamento y equipo tecnológico a Israel y la suspensión de venta de cemento por parte de la empresa Cemex, el cual se utiliza para construir un muro contra Palestina en la Franja de Gaza.

En dicha movilización participaron diversos colectivos, entre ellos Boicot, Desinversión y Sanciones contra Israel (BDS), quien pidió al gobierno mexicano hacer un embargo militar a Israel “porque le compra armas, asesorías para la policía y hasta software para vigilar y todos esos recursos se regresan para continuar con la opresión al pueblo palestino”.

Además, hizo un llamado urgente a la cementera mexicana CEMEX para que retire sus plantas productivas de los territorios ocupados por Israel en Palestina, ya que, afirman, “lucra con el apartheid, la ocupación y la colonización israelíe contra el pueblo palestino”.

Actualmente, Cemex tiene plantas de producción de cemento y hormigón en zonas israelíes ilegales en Cisjordania, así como en los Altos del Golán y sus servicios son empleados en obras de colonias ilegales, puestos militares, en el muro entre ambos territorios y en la construcción del tren ligero en Jerusalén, que conecta colonias con la ciudad principal y Cisjordania.

“Estas acciones violan el Derecho Internacional, los derechos humanos del pueblo palestino y las obligaciones establecidas por la ONU para las empresas. También contradicen la postura del gobierno mexicano de condena a las colonias israelíes ilegales, y demuestra que CEMEX no está cumpliendo con los principios que profesa. Exigimos que CEMEX reconsidere su participación en el proyecto de colonización, ocupación y discriminación institucionalizada contra el pueblo palestino”, expresó BDS.

EL SINUOSO CAMINO DE CEMEX

Para muchos es tierra sagrada. Israel, Cisjordania, Ramallah y Jericó. Lo cierto es que durante miles de años, Israel y Palestina han vivido en una cruenta guerra que ya se cuenta en millones de víctimas.

Cientos de años han pasado y siguen las batallas, por eso en pleno siglo XXI no es una sorpresa que, hasta allá, en medio del conflicto, haya algún mexicano involucrado.

Fue en junio de 2015, cuando la aseguradora noruega KLP decidió excluir de su cartera de inversiones a Cemex, al señalar que explotaba sus recursos en territorios palestinos ocupados por Israel, produciendo cemento y hormigón que se utiliza en la construcción de asentamientos judíos, retenes militares y muros de seguridad.

Uno de los caminos principales es la carretera que une Ramallah y Jericó con el norte de Cisjordania. A lo largo de la carretera se pueden encontrar largas colinas con árboles de olivos, campamentos, aldeas árabes y asentamientos humanos.

Al llegar al retén militar de Hawara, automóviles israelíes y palestinos se separan por caminos que los llevan a sus colonias, las cuales están perfectamente definidas para no mezclarse.

El retén de Hawara fue construido con cemento de la compañía israelí ReadyMix Industries, propiedad de Cemex. Esa fue la prueba suficiente para que KLP determinara que el hormigón producido en las canteras palestinas de Cisjordania no se destina a la población local, sino a la industria israelí.

“Estas prácticas son éticamente criticables, se oponen a disposiciones internacionales y contribuyen a la prolongación del conflicto”, afirmó en ese momento la aseguradora, quien incluso apuntó a Cemex como “cómplice” de la ocupación israelí al pagar tasas y licencias al gobierno de Tel Aviv.

Las actividades de la cementera mexicana, a través de sus filiales, se encuentran en la llamada zona C, totalmente controlada por Israel, y aunque en esa parte de Palestina están los asentamientos israelíes, la comunidad internacional ha declarado que dichos asentamientos son ilegales.

A finales del 2014, Cemex dio a conocer que hasta ese momento había suministrado alrededor de 100,000 metros cúbicos de concreto para la primera etapa de la construcción de la nueva infraestructura ferroviaria de Israel. El proyecto incluía una vía desde la estación en Ashkelon a Beher-Sheba, pasando por los poblados de Sderot, Netovot y la estación de Ofakim, donde la cementera -dijo- está aportando su experiencia logística.

“El proyecto tiene muchas complejidades de ingeniería y por eso requiere el uso intensivo de concretos especiales y elementos prefabricados”, aseguraron los contratistas encargados de la obra Solel-Boneh y Eliyakim Ben Ari.

Además, resaltaron que los materiales suministrados por Cemex cumplen con los más altos estándares de calidad, ya que más que simplemente proveer concreto, está aportando una amplia gama de soluciones.

De acuerdo al sitio web oficial de Cemex, en Israel es productor y distribuidor líder de materiales para la industria de la construcción, genera una diversa gama de productos de infraestructura, incluyendo morteros, agregados y mezclas de agregados; ha contribuido de manera importante al desarrollo de infraestructura en Israel y ha proveído concreto para una variedad de importantes proyectos de construcción, complejos, incluyendo aeropuertos, centros comerciales, puertos, estaciones de energía y estadios deportivos.

La realidad es que desde 2011, Cemex tuvo problemas para asentarse en un territorio en conflicto.

En agosto de ese año, el Business & Human Rights Resource Centre de Londres publicó un artículo donde se evidenciaron las malas prácticas de la cementera mexicana, misma que respondió diciendo que sus operaciones “cumplan estrictamente con todos los requisitos legales pertinentes”.

Incluso, la compañía de la familia Zambrano respaldó los principios del Pacto Mundial de Naciones Unidas, una iniciativa de política estratégica para empresas que están comprometidas con la sostenibilidad y prácticas de negocio responsables.

En ese Pacto se sostiene que todas “las empresas deben apoyar y respetar la protección de los derechos humanos internacionales dentro de sus esferas de influencia, y asegurarse de que no son cómplices de abusos de derechos humanos”.

Related posts