Subscribe Now

* You will receive the latest news and updates on your favorite celebrities!

Trending News

EUA analiza economía y vigila políticas cambiarias de México
Economía

EUA analiza economía y vigila políticas cambiarias de México

El Departamento del Tesoro entregó al Congreso el informe semestral sobre políticas macroeconómicas y cambiarias de los principales socios comerciales de Estados Unidos, pero también donde revisa y evalúa las políticas de 20 de los mismos, entre ellos México, durante los cuatro trimestres hasta diciembre de 2020.

El Tesoro constató que once economías justificaron la colocación en la “Lista de Seguimiento” de los principales socios comerciales que merecen una estrecha atención a sus prácticas monetarias: China, Japón, Corea, Alemania, Irlanda, Italia, India, Malasia, Singapur, Tailandia y México. Todos excepto Irlanda y México fueron incluidos en el Informe de diciembre de 2020.

“El Tesoro está trabajando incansablemente para hacer frente a los esfuerzos de las economías extranjeras para manipular artificialmente sus valores monetarios que ponen a los trabajadores estadounidenses en una desventaja injusta”, dijo la secretaria del Tesoro, Janet L. Yellen.

De acuerdo con el informe, la economía de México se contrajo 0.1% en 2019 y entró en recesión mucho antes de la pandemia de COVID-19, pues, a medida que esta se afianzaba, la recesión en el país se aceleró y el PIB cayó 16.8% intertrimestral y un 8.2% durante todo el año.

“La tibia recuperación de México desde el segundo trimestre se ha basado en la demanda externa más que en la interna, ya que la política fiscal austera continúa pesando sobre la actividad interna. El FMI estima que el paquete de apoyo fiscal de México fue de menos del 1% del PIB, la cantidad más baja de apoyo fiscal entre el G20 y sus pares regionales. Esta austeridad se produjo a pesar de la modesta deuda pública (63% del PIB) que es la mediana entre los países miembros del G20 de los mercados emergentes”, dijo.

En el análisis realizado por el Departamento del Tesoro se explica que la austeridad fiscal en México dejó a la economía, más expuesta a los efectos de la pandemia, lo que provocó un colapso de la demanda interna que provocó una compresión de las importaciones.

“Una vez que se alivien las condiciones de la pandemia, es probable que la normalización económica dé como resultado una cierta recuperación de la demanda interna y, por lo tanto, de las importaciones, lo que generará cierto grado de reequilibrio de la cuenta corriente. No obstante, los mercados laborales fuertemente afectados y un clima de inversión en deterioro probablemente afectarán las fuentes internas de crecimiento, manteniendo la cuenta corriente por encima de su promedio a largo plazo”, estima el reporte.

PESO Y POLÍTICAS CAMBIARIAS

El informe semestral del Tesoro refiere que el peso mexicano ha respondido con flexibilidad a los cambios globales, pues al comienzo de la pandemia se depreció un 25% frente al dólar para recuperarse a finales de 2020 un 5.2% frente al dólar, principalmente por la aversión al riesgo global.

“México está muy abierto a los flujos de capital, se ha abstenido de tomar medidas de gestión de los flujos de capital y tiene una moneda de gran liquidez. Como tal, el peso actúa como un importante amortiguador para México. Además, a fines de 2020, México tiene más de 184,000 millones en reservas de divisas, junto con 133,000 millones en líneas de crédito y swap disponibles, 17 para agregar a sus reservas externas”, indica.

En abril de 2020, México utilizó 6.6 mil millones de su línea de swap de 60 mil millones con la Reserva Federal y, a fines de marzo de 2021, ha reembolsado 6.2 mil millones.

“La política monetaria prudente y con metas de inflación del país y el régimen de tipo de cambio flexible siguen siendo pilares cruciales del marco macroeconómico para la resistencia de México a los shocks. De cara al futuro, aunque el FMI espera que el crecimiento del PIB se recupere en 2021 a 5.0%, el endurecimiento de las restricciones de movilidad en el primer trimestre en medio de un resurgimiento de las infecciones y muertes por COVID-19 puede seguir afectando la recuperación de México”, refiere.

IMPACTO DE LA AUSTERIDAD

Para el departamento del Tesoro estadounidense, la austeridad fiscal continua de México y el deterioro del clima de inversión interna, podrían afectar la demanda interna y limitarán el reequilibrio externo que se suman a la ausencia de una respuesta contracíclica frente a la pandemia que no compensó un fuerte aumento de la pobreza.

Otro de los elementos derivados de las políticas públicas actuales es la inversión insuficiente por parte del sector privado que amenaza con obstaculizar la recuperación y reducir el potencial de crecimiento a largo plazo.

“El costoso apoyo de México para aumentar el dominio del mercado de las empresas estatales que generan pérdidas agota los recursos públicos para gastos esenciales y margina la inversión en energía renovable que reduciría los costos de usuario y liberaría espacio fiscal para inversiones más productivas y protección social. En la medida en que las exportaciones netas de energía de los Estados Unidos a México puedan disminuir como resultado del objetivo de política de México de una mayor independencia de los combustibles fósiles, el superávit comercial de México con los Estados Unidos puede aumentar”, asegura el informe.

Related posts