Subscribe Now

* You will receive the latest news and updates on your favorite celebrities!

Trending News

¿Cómo impactará el COVID-19 al mercado laboral?
Economía

¿Cómo impactará el COVID-19 al mercado laboral?

Tras la llegada del COVID-19, no ha parado el impacto económico, social, financiero y laboral en nuestro país. Específicamente en el mercado del empleo, el número de vacantes en México disminuyó drásticamente, se presentaron cambios en la composición de la demanda laboral y los salarios cayeron en todos los ámbitos. Sin embargo, hay muchas aristas que considerar en ese sector.

En un reciente artículo escrito por Raymundo M. Campos-Vazquez, Gerardo Esquivel y Raquel Y. Badillo, se analizaron 250,000 anuncios de trabajo para estudiar si se observa algún cambio en esa demanda en los meses que llevamos de la pandemia.

A los dos meses de que inició la Jornada Nacional de Sana Distancia y con ello la parálisis económica por el confinamiento, la distribución de salarios y la distribución de anuncios de empleo por ocupación volvió a sus niveles anteriores a la pandemia.

De acuerdo con la investigación, hay una importante preocupación entre científicos sociales y legisladores de que la crisis del COVID-19 pueda cambiar permanentemente la naturaleza del trabajo. Por ello, se encontró que la variación en el salario promedio anunciado en abril se explica más por una mayor proporción de ocupaciones de bajos salarios que por una reducción en los salarios pagados por ocupaciones particulares.

“El COVID-19 ha afectado sustancialmente a la economía en un período muy corto. Los mercados laborales se han visto perturbados en una medida sin precedentes (…) En México, la PEA perdió 12 millones de trabajadores entre marzo y abril de 2020, una disminución del 21%. Estos cambios dramáticos pueden tener efectos en el mercado laboral que aún no se han entendido, en el comportamiento de los empleadores potenciales, y existe una preocupación válida y creciente sobre si este choque afectará permanentemente al mercado laboral”, dice el texto.

En el análisis del artículo se puede constatar que las empresas orientadas a la entrega y los sectores esenciales están creciendo, mientras que los sectores considerados no esenciales, como el turismo y el transporte, se están reduciendo, no obstante, los trabajadores esperan que prevalezcan los patrones de trabajo actuales.

“Es de suma importancia determinar si esta crisis provocará un ajuste permanente de la demanda laboral. Las encuestas de hogares tradicionales y los datos administrativos brindan amplia información sobre las características de los trabajadores que pueden ayudarnos a comprender los efectos de la crisis en la oferta laboral”, explica.

El artículo titulado: “¿Cómo ha sido la demanda laboral afectada por el COVID-19?, Evidencia de anuncios de trabajo en México”, revela también que las vacantes de empleo disminuyeron en un 30% en marzo de 2020, y que todos los tipos de vacantes se vieron afectados, independientemente de la industria u ocupación.

“La pandemia COVID-19 ha afectado gravemente al mercado laboral en México en muy poco tiempo, principalmente como resultado de las medidas para contener el virus”.

El primer caso en México fue diagnosticado a fines de febrero. El 14 de marzo, el gobierno suspendió actividades no esenciales y reprogramó grandes eventos públicos. El 23 de marzo, el gobierno anunció un cierre voluntario. Estas medidas tuvieron un impacto inmediato en el mercado laboral: en las últimas dos semanas de marzo, México perdió más de 346,800 empleados formales y la situación empeoró en abril, con una pérdida de más de 550,000 trabajadores formales.

Los sectores más afectados fueron los servicios personales y la construcción, y más del 80 por ciento de los que perdieron su empleo estaban en la parte más baja de la distribución salarial (con ingresos inferiores al doble del salario mínimo).

En una revisión generalizada, el número de vacantes se redujo drásticamente con el inicio de las restricciones de movilidad: hubo un descenso del 38% en el número de anuncios de trabajo entre febrero y mayo de 2020.

Aunque hubo una recuperación en junio y julio, el número de anuncios de empleo en esos meses seguían siendo un 13% más bajos que en febrero, mientras que en abril se produjo un aumento temporal de la demanda de ocupaciones de bajos salarios y una disminución de las ocupaciones de altos salarios. Ese mes, los salarios también cayeron en todos los ámbitos. Sin embargo, en mayo habían vuelto a los niveles previos a la pandemia.

“Finalmente, uno podría haber esperado que las empresas mantuvieran o aumentaran la demanda laboral para trabajos de teletrabajo, pero los datos claramente rechazan esa opción. La disminución en este tipo de vacantes fue más que proporcional: su participación en el número total de anuncios de empleo cayó del 51% en enero-febrero al 45% en julio. En suma, no encontramos evidencia de un cambio permanente o significativo en la naturaleza del trabajo durante esta crisis en México”, dice.

Related posts