Subscribe Now

* You will receive the latest news and updates on your favorite celebrities!

Trending News

Arturo Saval, Presidente de Nexxus Capital – T1/E2
Podcast

Arturo Saval, Presidente de Nexxus Capital – T1/E2

Arturo Saval, presidente de Nexxus Capital, nos habla de los retos del capital privado en México, sus inicios en esta industria, la transacción más relevante que han hecho, lecciones aprendidas y las posibilidades de ver un unicornio mexicano.

TRANCRIPCIÓN

SUSANA: Hola, yo soy Susana Sáenz, y en este episodio de Decisiones platiqué con Arturo Saval, Presidente de Nexxus Capital, y uno de los pioneros en el Private Equity en México. A Arturo, lo conocí hace un año en un evento de Capital Privado y he coincidido con él en varios foros. Es un empresario que tanto él como sus fondos, son muy reconocidos, y lleva muchos años apostando por México. Creo que es una persona que siempre está tratando de conectar a la gente para hacer alianzas. Conversé con él sobre los retos que enfrenta el capital privado ante esta desaceleración y crisis global; y en la parte personal nos compartió cuál ha sido la transacción más importante que ha hecho en su carrera. Acompáñenme. 

 

************************************************************************************************

 

SUSANA: Hola, Arturo, ¿cómo te va?

 

ARTURO SAVAL: Muy bien, Susana. Muchas gracias, buenas tardes, espero ustedes estén bien y se estén cuidando.

 

SUSANA: Gracias, creo que andamos en las mismas. Arturo, me gustaría empezar con el panorama global y local que estamos enfrentando. Tú eres uno de los pioneros en capital privado en México, más de 22 años en la industria, ¿te había tocado ver una coyuntura de este tipo?

 

ARTURO SAVAL: No, definitivamente no. Ni en mi época previa a Capital Privado fui banquero, me tocaron algunas crisis, ya no las digo porque revelan mi edad. Pero vivimos, tuvimos crisis fuertes. En Capital Privado, pues cuando arrancábamos como Nexxus en 1998 nos tocó la primera crisis, que era la crisis de Rusia, de Brasil, de los emergentes, de ninguna manera con esta dimensión. La segunda gran crisis vino internacional, por supuesto fue la crisis hipotecaria en Estados Unidos, en el 2008, 2009, 2010. Pero ninguna con la connotación y la coyuntura que se presenta en esta, de una crisis tan profunda global, o sea, se ha escrito muchísimo sobre la profundidad, se habla de que no la había habido en muchos países de este tamaño desde la Segunda Guerra Mundial, y estamos hablando de hace casi 70 años. Ninguna crisis de esta dimensión ni de esta profundidad. En el caso particular de México, además tenemos dos añadidos: el primero, pues todo el cambio de filosofía de la administración propició una, no baja, pero sí duda de inversión extranjera, punto número uno; y, punto número dos, un segundo año en el que vamos a tener una año con una economía que va a la baja. Entonces, la coyuntura de mercados internacionales tan afectados, con un mercado nacional frenado por el Covid, pero no solo eso, sino muy afectado hacia el futuro, no, nunca lo había visto.

 

SUSANA: ¿Cuáles son los mayores retos que ves para el Capital Privado en México hacia adelante?, dices que las mayores afectaciones vienen hacia el futuro.

 

ARTURO SAVAL: Mira, el Capital Privado contempla tres ciclos. Primero, conseguir los recursos de tener los relacionistas que de alguna suerte tengan la visión de mediano plazo que implica el Capital Privado, negocios de años por lo menos. Por supuesto que hoy levantar recursos de fondeo para México es difícil, porque no olvidemos que compites con el resto del mundo y con otras economías por esos recursos. Ese, por lo tanto, sigue siendo el reto número uno. El reto número dos, tiene que ver con todo el tema de en qué industria estás, y si volteo hacia adelante en la habilidad o capacidad de sacar la “bola de cristal” y atinarle a aquellas industrias que demuestren la mejor, mayor resiliencia en esta etapa de, digamos de rebote, si es que lo hay; y “B”, que tengan mayores expectativas de crecimiento en los plazos en los que el capital privado invierte en el mediano plazo, esa en teoría sería la segunda gran dificultad. Y la tercera, y no la quiero olvidar, es  los fondos de capital privado somos inversionistas temporales. Entonces, por definición, no entramos, tratamos de agregar valor y después salimos; entonces, el mercado de venta de las participaciones sobre las propias empresas o listados en su momento, es el tercer reto. Entonces, uno el fundraising; la segunda, a qué industria y a qué empresa le puedo apostar; y la tercera, cómo y cuándo me salvo. Que son retos tradicionales de la industria pero que se ven amplificados en esta crisis.

 

SUSANA: Sí, en estos momentos, ¿cuáles serían las empresas que tú ves atractivas?, sé que no tienes una “bola de cristal”, pero ¿qué industrias, quizá, en estos momentos podrían ser una oportunidad?

 

ARTURO SAVAL:  Esa es la pregunta más difícil que muchos de nosotros nos estamos haciendo. Indudablemente, las industrias que tienen que ver con telecomunicaciones están en una posición privilegiada; lo que tiene que ver con comercio electrónico, además de este brinco, o de esta  exacerbación por esta temporada de confinamiento, no solo en México sino en muchos países, que el comercio electrónico y las entregas  domicilio los han pululado por necesidad, y supongo que es un fenómeno que se normalizará después. De alguna suerte, el hábito de consumo en México ha cambiado, y hay que contemplar la edad media mexicana, son 27 años, 27 y pico, y por lo tanto, hay una cultura de movilidad electrónica, de conectividad electrónica, y eso implica que el online sale,  la venta o la disposición de servicios a través de diversos canales, es ahora no solo recomendable, es indispensable. Entonces, todo lo que tiene que ver con productos o servicios que tengan la potencia de ser vendidos a través de estas modalidades por su puesto que son una oportunidad. El tercero, tiene que ver con las exportaciones, esto no es nuevo, pero todo aquel producto que pueda ser manufacturado en el país y que entre comillas “viaje bien”, es decir, que no acapare grandes volúmenes en su transporte, siguen siendo bienes que pueden ser muy atractivos para la inversión. Un ejemplo clásico es la industria automotriz, a nosotros nos encanta porque implica también una concentración muy fuerte de clientes, pero por otro lado, sabemos que son cuestiones que viajan bastante bien y,  –déjame ser muy cínico–, si viajan mejor de México al mercado americano y canadiense, de lo que viajarían desde Asia, pues ahí hay un volumen en el costo de transporte, hay un margen adicional que es del cual se cuelgan, digamos, muchas de las cadenas de suministro que ves en esta región.

 

SUSANA: Ahora, pasando a tu trayectoria, cuéntanos cómo  te metes a este mundo del Private Equity en México, y ¿cuál ha sido, por ejemplo, la transacción más importante que has realizado?

 

ARTURO SAVAL: Encantado, yo estuve muchos años en bancos, tuve el honor de tener, lo que considero, una buena carrera en bancos, la última posición que tuve fue en Santander, cuando empezábamos, hicimos la primera compra de un banco en México. Y, la entrada en Capital Privado, viene de antecedentes, en alguna época de mi vida estuve trabajando con interacciones y en GBM, y ahí me tocó participar en operaciones de fusiones y adquisiciones y de participaciones de capital en sociedad específicas, era una actividad que me gustaba mucho, y aunque fui banquero comercial, banquero corporativo internacional y de inversión, pues esta parte siempre me atrajo. En el 94, con una crisis doméstica, una crisis de los alfileres, en el 94 hubo un cambio de gobierno y tuvimos una depreciación, y alguna gente que conocí se salió en aquella época de GBM para empezar a hacer asesoría en empresas que quisieran levantar capital, yo mantuve contacto, pero mi socio que se salió hace tres años de Nexxus, y de ahí pues ellos se dedicaron a la asesoría, después salió la idea de vamos a levantar un fondo, en vez de estarles llevando inversiones a terceros. La idea era conseguir inversionistas ancla, y tuvimos la fortuna en 1998 de lograr dos inversionistas ancla, y lo digo con orgullo, al día de hoy siguen siéndolo, el primero: International Finance Corporation, subsidiaria para el sector privado del Banco Mundial; y el segundo, lo que era en aquella época  Nacional Financiera, que después evolucionó y forma parte del fondo de fondos del gobierno federal a través de las bancas de desarrollo. Esos fueron nuestros primeros dos inversionistas ancla, y con ellos arrancamos nuestro primer fondo en 1998. Y la segunda pregunta que me haces, de cuál ha sido la operación más grande, yo no quisiera hablar de la más grande, porque grandes hemos hecho muchas, sobre todo no solamente manejando recursos de nuestros fondos, sino también con inversionistas, es decir, inversión de otras personas que se conjuntan a la nuestra, hemos hecho varias de ese sentido, pero quizás una de las más renombradas, una de ellas es Genomma Lab, indudablemente, que en su momento fue una de las operaciones más bonitas que pudimos hacer. Me parece que salimos de ella a través de listarla en los mercados bursátiles, una muy buena inversión. Otra empresa que ha sido, pues, muy bonita, indudablemente también es Crédito Real, que es una SOFOM con alguna especialización en crédito al menudeo y en crédito a pymes; también una muy buena inversión, muy bonita. Otra, que es un poco más chica en su tamaño es Grupo Sports World, que era una pequeña cadena de gimnasios y la convertimos en la, –bueno ya no nos tocó a nosotros–, pero cuando la colocamos también en los mercados, pues ya era la segunda más grande, y hoy por hoy es la cadena más grande del país de esta especialidad. También tenemos otra, en la cual estamos hoy en mercados, que es Tracción, Grupo  Tracción, que es la empresa más grande de transporte de carga, y también de personal y de escolares precontratados, listada también en bolsas en el mercado bursátil, y es una muy buena empresa con una gran inversión, claro, y los mercados de repente te hace justicia el valor de la acción, de repente no, pero eso sí, son dos o tres de las más relevantes y también, porqué no decirlo, grandes en algún momento. 

 

SUSANA:  Y bueno, obviamente como en cualquier profesión existen también momento difíciles, o en el mejor de los casos de aprendizajes duros, ¿no?  

 

ARTURO SAVAL: Claro que sí, mira yo creo que nosotros hemos, a lo largo de la vida de Nexxus, hemos hecho más de 28 inversiones, también dentro de cada una de ellas, por ejemplo en el caso de Genomma Lab, los concentramos mucho en atenciones de marcas,  o generación de líneas de negocios nuevas, y esas pues no las estoy sumando, pero son cientos a lo largo de tantos años. Indudablemente se aprende más, –como bien decías–, hay días buenos y días de aprendizaje; por supuesto que en este negocio se aprende mucho más cuando la riegas. Hubo una empresa, no voy a decir el nombre, pero es una buena empresa, una empresa en la cual, de nuestro primer fondo, una empresa que metimos en 2001, en la cual era una empresa fantástica, muy complicada de operar, una empresa del sector manufacturero, con muchísimas líneas de producción y una complejidad operativa a nivel operación de planta realmente alta. También, movimientos muy sofisticados con exigencias en niveles de calidad impresionantes, y, esa fue una inversión a la cual le apostamos a nuestra capacidad, no venía de una situación desesperada, pero sí era una empresa que estaba apretada. Y ahí, te debo decir que le apostamos a algún cliente, a algún producto, hicimos una línea de producción dedicada, esa producción se lanzó, no funcionó, y nos quedamos con una línea de más, y pensamos que la podíamos lograr, y no la recuperamos. Perdimos muchos millones de dólares, se la vendimos después a un conocido, que también está en la industria, que a lo largo de los años ha utilizado esa potencia y la ha sacado adelante, y hoy es una empresa muy buena. Pero te diría que es indudablemente, uno de los mayores aprendizajes que hemos tenido.

 

SUSANA: Pareciera que estamos llegando a una nueva etapa donde los Unite Economics sí importan versus hace apenas un año, donde parecía que la regla del juego era crecer a costa de todo aunque implicara, pues, quemar dinero de forma constante, ¿no?, ¿qué opinas, por ejemplo, de la inversión de Softbank en Wework?

 

ARTURO SAVAL: Mira, yo creo que los mercados no perdonan ciertas cuestiones, yo creo que Softbank ha tenido uno de los problemas que en la industria global se ha criticado, y es el exceso de capital. Cuando tienen demasiado capital, y es esto es una presión de inversiones, es una pésima consejería. Nosotros, en algún momento lo llegamos a sufrir, estás ansioso por invertir, o tienes una prisa por invertir porque vas a lanzar otro vehículo, o porque crees que puedes encadenar ciertas situaciones o ciertas transacciones posteriores,  y la verdad es que se te tienen que alinear las estrellas de una manera impresionante. El caso de Wework, yo creo que es muy relevante porque Wework marca a su mercado natural, que ya lo sabemos, es un mercado de emprendedores individuales o empresas muy pequeñas en las que de alguna suerte se pueda mantener ese estatus de operación flexible y versátil, ahorrándose entre comillas, pues “muchos costos” de infraestructura. Yo creo que la solución de Wework, de que ese mercado es infinito, pues tiene una parte, en mi opinión, errónea. Cuando tú ves los puntos de equilibrio de Wework, renta o compra un inmueble, entonces tiene que tener como una prima sobre la renta que paga o el costo del capital de lo que compra, tiene que colgar una prima a los usuarios, llega un momento en el que el modelo es finito, y tiene que tener por fuerza una renovación de usuarios.  Y esa renovación de usuarios es la que es muy delicada. Cuando estás en una economía en crecimiento, como ha sido el ciclo americano en los últimos años, pues lo que te falta son oficinas; cuando estás en una economía de crecimiento, lo que te sobra van a ser oficinas, entonces, yo creo que veremos grandes espacios de vacíos, es decir, no solo aquí sino también en Estados Unidos, porque del mayor número de empleados que hemos visto en los últimos reportes americanos, muchos son de esos autoempleados que utilizan facilities como los de Wework. Y, vamos es un nombre, pero hay otros que están en la misma circunstancia, y por supuesto que, vamos, hay muchos negocios que funcionan muy bien en mercados al alza, en mercados en crecimiento, y cuando de alguna suerte la cosa se aprieta; pues si es un problema, voy a acabar de comentar con una sola frase, es: todos hemos visto, que salvo el tema de familia niños y ruidos, de repente también se trabaja muy bien desde casa. Lo cual hace un poco evidente la no necesaria obligatoriedad de irte a un Wework, ese es un tema que hoy se está haciendo evidente. 

 

SUSANA: Totalmente de acuerdo, creo que después de esta contingencia que estamos enfrentando, va a cambiar totalmente, creo, el modelo de negocio de este tipo de empresas. Y, bueno, ¿por qué crees que en México no hemos visto un unicornio?, ¿lo ves posible en el corto y mediano plazo?, se habla mucho de estas empresas que han despegado en Silicon Valley, y en otros mercados, pero en México, ¿qué es lo que hace falta para detonarlos?

 

ARTURO SAVAL: Mira, voy a contestarte ligándolo al comentario pasado. Cuando tienes un exceso de dinero de repente pues hay inversiones a unas valuaciones, que personalmente me cuestan mucho trabajo, hace unos meses estuve en New York en una conferencia, y me tocó con alguno de estos mega fondos, uno que ya citaste, y le habían metido mil millones de dólares a una compañía de entregas; y yo, me acuerdo que le preguntaba a este hombre, era un agente de alto nivel: qué va ser esta empresas con el billion dollar, ¿no?, porque la verdad que esa capacidad virtualmente en una empresa de cierto tamaño es increíblemente compleja, y cuando tienes exceso de dinero, pues también se hacen muchas tonterías, y muchos errores, pero bueno, ese es un mal ejemplo. Buenos ejemplos, yo creo que en México hay potencias de unicornios, por supuesto que creo en ellos, nada más que tenemos que ser muy claros, o sea, ¿cuál es el uniqueness  de un unicornio?, ¿es la valuación?, ¿cómo es que realmente el negocio sea creciente, sostenible sustentable y que a la larga sea rentable?, porque esa es la gran diferencia. Una cosa son valuaciones en un excel, en el excel todos somos ricos, y otra es realmente el crecimiento del valor de una empresas. Yo creo que hay un caso que sobrepasa a todos los casos, un Alibaba con probablemente una comisión del gobierno chino, nunca se ha precisado, pero el caso más claro es el de Amazon,  Amazon es una empresas que perdió dinero durante muchos años, muchísimos. Hoy Amazon es lo que es, y  maneja más de la mitad de la venta de comercio electrónico de Estados Unidos, y en unos cuantos años en México pues ya trae ventas bastante relevantes. Entonces, ese es un unicornio, pues no lo sé. También en el mundo que conocí cuando fui presidente de AMEXCAP, y mantengo muchos amigos en él, es un número en el cual el unicornio se intenta lograr en valuaciones,y hay que tener cuidado sobre si al final del día, una empresa de reciente creación o con poco antigüedad  tiene una ruta hacia la sustentabilidad. La idea de mantener un negocio con pérdida continua, pues numéricamente, matemáticamente es imposible, y es imposible porque llega un momento en que los inversionistas se cansan, y ahí es donde viene el contrasenso de una empresa que es un grandísimo proyecto y suena de maravilla, pero que no gana y no gana y no gana y no gana, entonces, hay alguna falla en el modelo. Yo pienso que en la medida que tengan la potencia de crecimiento y reciban los recursos adecuados, indudablemente veremos algún unicornio mexicano.  Me choca el nombre de unicornio porque tiene algo de mitológico, y eso es algo que no me gusta. Y déjame darte una historia que es pública. Cuando nosotros invertimos en Genomma Lab, una empresa que la inversión que hicimos nosotros equivalía a un valor, después de nuestra inversión de 50 millones de dólares, y la listamos 4 años después valiendo más de 700, ¿ese es un unicornio?, pues no lo sé, lo que sí sé es que es de las mejores inversiones en capital privado. También otra connotación que no me gusta a parte de lo mitológico del unicornio, es que forzosamente se la liga a venture capital y ¿por qué?, porque el unicornio tiene que nacer, tiene que ser un recién nacido, hay ciertas connotaciones que creo que no son válidas. Lo que sí creo y sigo pensando y lo hemos demostrado, no solo a nosotros sino también a otros colegas de la industria, es que se puede realmente hacer inversiones en empresas nuevas, chicas, medianas y mexicanas, aportarles más que dinero, aportarles valor y con la administración adecuada son operaciones que llegan a ser de clase mundial, y ese para mí es el mejor elemento. Por eso no me quiero centrar en el comentario del unicornio; lo que sí sé es que hay mucha  empresa mexicana que tiene la potencia para trascender. En el caso de Nexxus tenemos un tag line en nuestro logo que dice: “transform to transcend”, “transformar para trascender”, y eso es lo que creo que  como fondos de capital privado tenemos que preocuparnos, tenemos que aportar; si son unicornios o no, es cuestión de que alguien la defina defina de esa manera. La búsqueda del unicornio es como la búsqueda del vellocino de oro o de la fuente de la eterna juventud. Aquí lo que buscas es devolverles rentabilidad a los inversionistas, y por lo menos en el caso de Nexxus, esperamos que cuando salimos de una inversión sea mucho mejor que cuando entramos. No solo más grande, no solo que sea rentable, sino que sea mejor y que sea sustentable y sostenible. Eso es lo que para nosotros es lo más relevante y eso es lo que creemos; y no es un rollo que crea patria, son muchos discursos, ¿no?, pero lo que sobra son amores y buenas razones.

 

SUSANA: También creo que algo importante es cuando las empresas se hacen públicas, ¿no?, volviendo un poco al tema coyuntural; en México pues hemos visto cierta sequía, ¿cuándo estimas una reactivación en el mercado de capitales? Recientemente vimos una emisión de Ideal, pero en general, pues hay pocas transacciones de colocación de empresas a nivel de ofertas públicas y sociales. 

 

ARTURO SAVAL: Las razones para ir a los mercados son varias. La primera, y en mi opinión principal, es levantar más capital precisamente; la segunda es, hemos visto los que se llama listado directo, Spotify es un caso muy conocido, en el cual, pues no se va a los mercados para levantar más capital, sino se va simplemente para darle liquidez mediante el listado de las acciones en un mercado público a algunos de los accionistas de esa empresa. Te diría que son esos dos elementos fundamentales; hay otro que tiene que ver con transición generacional y que con las familias o familias definen que si un hermano quiere seguir y el otro no, pues uno vende y el  otro se queda, ese es el driver para ir a los mercados. Por supuesto que para ir a los mercados necesitas haber satisfecho muchas cosas: la primera transparencia; la segunda gobierno corporativo; y la tercera, por su puesto, crecimiento. Y ahí es donde tenemos quizás un problema, los últimos dos o tres años en México han sido muy difíciles en el tema de crecimiento. Si tú ves las últimas ofertas públicas, quito la de Ideal, que en realidad es un levantamiento de capital casi un spin-off de un gran conglomerado mexicano que es Carso, y si quitamos esa, –insisto que es atípica–, de flotar de una división a un gran conglomerado, por lo anterior que hubo fue en Gemex, la división de transportes de Grupo México bastante similar. Y, la anterior fue Tracción precisamente, y estaba por ahí Grupo Cuervo que sí fue una oferta con lógica. Tracción la colocamos para qué, para levantar más capital, y esa fecha fue hace dos años y medio. ¿Por qué los mercados están así?, pues por tres o cuatro razones. La primera, y  veces se me olvida, porque tiene que haber apetito de los inversionistas; la segunda, porque el dueño o la persona que va a mantener posiciones para listar a la empresa, por supuesto, que vienen los valores relativos de empresas similares con las que se la van a comparar para otorgarle una valuación, y pues ahí hay una idea de vendo o no vendo o qué porcentaje de mi empresa vendo, y a qué valor. Entonces, la fijación de precios los comparables, por su puesto que es un factor, y cuando vas a bolsa mides muchas cosas: los comparables locales,más cercanos, más similares, pero también comparables de otras regiones; y la tercera, es que tiene que haber condiciones de cierta estabilidad. Hay un índice que se maneja en la Bolsa de Chicago, el índice de Volatilidad, el VIX, y ese índice te dice cómo se van moviendo los indicadores de precios de los principales mercados. Cuando tienes grandes volatilidades es peligroso para una empresa salir, en primera porque puede abortarse el proceso; la segunda, porque no sabes cuál va a ser la suerte de su acción en los primeros, en las primeras semanas de comercialización, de trading, entonces eso inhibe a los emisores, a las empresas y a los colocadores a ir adelante; y un cuarto elemento, pues tiene que haber demanda, tiene que haber demanda para las acciones de una empresa. Si tú tienes una empresa que es; hay dos tipos de empresa, las de crecimiento y las que van a rendir un dividendo; y si tú tienes una empresa que tiene una enorme potencia de crecimiento, seguramente tendrás a un precio atractivo mucha demanda, ese factor o esa correlación entre una demanda a un precio atractivo, es la que a veces es muy difícil. Voy a hablar mal de los emisores un minuto, –siendo nosotros uno de ellos–, de repente tenemos expectativas de precios que no corresponden a la realidad que el mercado desea, por su puesto que el comprador, el inversionista siempre quiere lo más barato, ahí es donde entras al juego de oferta y demanda. Y, en México, pues hoy uno de los problemas que tenemos es que el mercado mexicano es un mercado chico en comparación al tamaño del país, pero sé, no hay ni un número de inversores grande en el mercado, ni una cultura generalizada de inversión bursátil. En los Estados Unidos, una de cada dos casas tiene una cuenta en mercados públicos de acciones, en México el número de cuentas, –en un reporte que vi hace un par de días–, apenas empieza a llegar a 300 mil, y eso, gracias a muchos programas, en particular de BIVA, que han hecho que el número de cuentas crezca a cerca de 40 o 50 mil cuentas en los últimos 12 a 18 meses, pero ese número no se había movido en 20 años, con eso te digo todo. Entonces, la ausencia de demanda también hace que colocar una acción, pues si no la toman inversionistas grandes e institucionales, aseguradoras, fondos, Afores, o bancas privadas, pues es prácticamente imposible que tengas la demanda. Por eso, algunos emisores se dirigen a otros mercados también. 

 

SUSANA: Claro. Pues como tú sabes, este podcast se llama Decisiones, si tuvieras que pensar en una que haya marcado tu vida personal o profesional, ¿cuál sería y por qué?

 

ARTURO SAVAL: Mira, he vivido muchas, porque ya soy una vida con algunas experiencias, pero indudablemente, yo creo que mi decisión de abandonar el mundo corporativo, abandonar una posición muy buena y en la que me sentí muy bien tratado en Santander; y aventarme a la aventura de una “changarrito” que era Nexxus Capital, en aquella época sin un fondo levantado, fue una decisión arriesgada, pero de la que no me arrepiento, –gracias a Dios,– con muchos problemas, muchos retos, mucho aprendizaje, pero te diría que esa es una decisión que por supuesto que marcó mi vida; y además añado dos cuestiones; la primera, enfrentando las cosas con actitud creo que no hay obstáculo, –no es que creo porque crea que se puede dar,– creo firmemente en que con actitud no hay obstáculo que no pueda ser superado, algunos más rápido otros más despacio; y lo segundo, algo que es impresionante y que lo estamos todos viviendo es el aprendizaje continuo, el mantenerte fit, el mantenerte actualizado, y el mantenerte al día, y tratar de estar en la punta, tartar de estar en la cresta de una ola es algo que para mí sigue siendo sustancial, y que en Nexxus tratamos de vivir. Te pongo un ejemplo tonto y muy actualizado, hace tres meses nadie sabía qué demonios era Cisco Webex, o Microsoft Teams o Zoom. Yo y pues todos los que trabajamos en grupos, realmente sabemos conectarnos a una conferencia a una videoconferencia en grupo, ese es un ejemplo de una metodología de aprendizaje continuo; y algo muy cierto es que todos los días aprendemos mucho, y una de las bendiciones de la industria de capital privado es que conoce uno gente muy buena, muy capaz, muy potente; entonces los aprendizajes son enormes y continuos, claro, existiendo de nuevo la actitud para absorberlos. 

 

SUSANA: Pues muchas gracias por platicar con nosotros en este podcast de Decisiones. Arturo muchas felicidades por tu carrera y por ser un inversionista que ha apostado por  tantos años en México, sabiendo que tiene un gran potencial. 

 

ARTURO SAVAL: Al contrario, Susana. Gracias a ti y felicidades por este nuevo podcast tuyo, todo un hito también. 

SUSANA: Muchísimas gracias. 

 

ARTURO SAVAL: Gracias, Susana. Buenas tardes. 

 

Related posts