Subscribe Now

* You will receive the latest news and updates on your favorite celebrities!

Trending News

La economía de México también necesita ventiladores para respirar
Economía

La economía de México también necesita ventiladores para respirar

Línea de tiempo

Ayer se cumplieron nueve semanas desde que se confirmó la primera persona con COVID-19 en México. En 68 días, los pronósticos de crecimiento para la economía del país registran la mayor caída en la historia moderna, cuyo impacto ya comienza a observarse y se exacerbará en los próximos meses, quizá años.

Diversos organismos, bancos, especialistas y agencias calificadoras han publicado sus previsiones con marcados decrecimientos:

  • Citibanamex -9.0%
  • Scotiabank -8.4%
  • Bank of America Merrill Lynch -8.0%
  • Banorte -7.8%
  • BBVA -7.0%
  • CEPAL -6.5%
  • Banco Mundial -6.0%
  • Barclays -5.0%
  • Credit Suisse -4.0%
  • Secretaría de Hacienda -3.9% y 0.1%

Las estimaciones para este año que oscilan entre 0.1 y -9% se profundizarán por la crisis de salud, la pérdida de empleos y la falta de incentivos para la inversión, por lo cual, especialistas consideran que el camino debe ir por dos vías: las medidas fiscales que debe aplicar el gobierno y las iniciativas que ejecute la iniciativa privada.

De acuerdo con estimaciones basadas en la duración de otros países, las autoridades mexicanas prevén que la pandemia del COVID-19 tendrá una duración de 12 semanas, aunque ese dato es incierto, principalmente porque está enfocado al éxito de las medidas adoptadas en la denominada Jornada Nacional de Sana Distancia.

Independientemente de la duración de la pandemia, la economía nacional ya empezó a verse mermada por el periodo de confinamiento que tiene detenido a más de la mitad del sector productivo y a la población económicamente activa. Además, las micro, pequeñas, medianas y grandes empresas se enfrentan a un panorama sombrío.

A 39 días del primer caso de COVID-19, el pasado 6 de abril, el presidente Andrés Manuel López Obrador presentó el ‘Plan para el Bienestar y el Empleo’ para enfrentar la crisis derivada de la pandemia, la cual, tendrá una inversión de 500 mil millones de pesos dirigido a 22 millones de beneficiarios de programas sociales.

“El coronavirus vino a derrumbar el modelo neoliberal en el mundo. Nosotros nos adelantamos. Ya sabíamos (…) los que quieren ver un plan de rescate neoliberal, quieren regresar la corrupción en México”, dijo.

En su plan, el mandatario aseguró que se entregarán 2 millones 100,000 créditos para viviendas, 65,000 millones de pesos adicionales para Pemex y se crearán 2 millones de nuevos empleos en nueve meses, sin embargo, dos días después, el 28 de abril, la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde y el director del IMSS, Zoé Robledo, dieron a conocer que del 13 de marzo al 6 de abril se perdieron 346,878 empleos.

De acuerdo con estimaciones del propio Seguro Social, en 2019 se generaron 342,077 puestos de trabajo en todo el país. Esto indica que, en menos de un mes, se perdieron todos los trabajos generados a nivel nacional en todo un año e incluso perdieron otros 4,801 empleos.

Posterior al mensaje de López Obrador y en un ejercicio inédito, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelí convocó a más de 2,000 empresarios que manifestaron su posición respecto al plan económico del mandatario y ahí se reveló que el gobierno federal no está sincronizado con los estados ni con la iniciativa privada; se pidió quitar las etiquetas de conservadores, adversarios y neoliberales y se hizo un llamado a firmar un gran pacto nacional.

La respuesta no tardó en llegar. El presidente afirmó que no hay ruptura con los empresarios y dijo que “la apuesta de quienes no nos quieren es que se nos caiga la recaudación y tengamos que endeudarnos, pero esto no sucederá”. Además, pidió a Carlos Salazar que convenciera a las grandes empresas que adeudan impuestos para que paguen.

En 2009, el PIB de México cayó 5.3%, y aunque es precipitado cuantificar el impacto del COVID-19 en la economía y el empleo, al momento, el desempleo y el subempleo siguen creciendo, el precio del barril de petróleo se ha colapsado, la actividad industrial ha caído durante 16 meses, el peso se ha depreciado frente al dólar, las inversiones siguen cayendo, la fuga de capitales sigue creciendo y la desconfianza empresarial continúa con decisiones como la cancelación de la planta productora de cerveza de Constellation Brands en Mexicali, Baja California.

Una de las apuestas más importantes del gobierno es la entrada en vigor del T-MEC con Estados Unidos y Canadá, prevista para el 1 de julio, que podría ser uno de los factores para impulsar la reactivación económica, sin embargo, voces en EU recomiendan su aplazamiento para enero del próximo año para hacer ajustes ante este escenario económico.

 

Related posts